índice

Hasta luego abue

 

En la película Billy Elliot, hay una escena de las finales de la película donde Billy, quien está partiendo  a estudiar ballet en Londres, se despide de su abuela. La abuela que lo acompañaba y quien compartiera la pasión por el baile, lo abraza y lo despide. Ella se queda parada solita, recostada en una pared de la humilde casa. Billy se lanza así a una nueva vida, lejos del rústico y subterráneo entorno minero, del legado familiar, para convertirse en un bailarín exitoso.

Podemos aventurar que esa probablemente fuera la última vez que Billy ve a su abuela con vida.

Los abuelos simbolizan la niñez, el cuidado y los mimos de la infancia. Nadie más que ella apoyaba esos sueños desde el principio. Lloré mucho al ver esta peli por enésima vez, hace unos días, porque tenía a mi abuela enferma, y para los abuelos siempre somos niños.

Perdí a mi abuela hace pocos días, y me encuentro buscándola, en fotos, en objetos, en cartas, en la mente, pensando, recordando su voz, sus frases, sus ñoquis. Me encuentro a mi misma en esos recuerdos, como niña y como adulta. Un poco dejás una última piel de niña en su partida. No se puede evitar el dolor devastador, por lo menos en mi caso que tuve la suerte de tener una abuela increíblemente dulce y dedicada a su familia. Todo cambia para siempre.

La despedimos con honores, más de 100 personas que surgieron de y por ella. Uno de mis tíos  exclamó un “Muy bien mamá!” y la aplaudimos. Como se merecía.

Cuando una persona parte físicamente, nos queda pensar que sigue estando en espíritu, o no, si no creemos que hay nada más allá de la muerte.

Pero esa separación física es tan brutal y desorganizante, que necesitamos tocar y tener cerca esos restos materiales que nos vinculan con los recuerdos.

La voy a extrañar siempre. Y siempre la voy a tener en los recuerdos y en esos objetos que quedaron impregnados de ella, cuando físicamente ella ya no está. Pero mucho mucho más, en mi alma.

Elijo pensar que no son ellas las que se van. Es el ciclo natural de la vida lo que hace que las abuelas nos tengan que decir hasta luego, hasta acá te acompaño, y se quedan ahí, solitas, en los rincones de la vieja casa, mientras tenemos que partir nosotros a seguir haciendo nuestra vida.

índice

5 thoughts on “Hasta luego abue”

  1. Conmovedor, me quedé lagrimeando, perdí a mi abuelo hace unos años, que era mi sol, y hoy gracias a dios ya puedo recordarlo con una sonrisa y contarle a todo el mundo que era el mejor. Te abrazo! Luciana (soy @lunaluch la que te avisa el adn en lo de Politti) jajaja. Beso.

  2. No hay palabras que calmen el dolor que se siente en lo profundo del alma cuando un familiar parte. Tengo una relación con mi abuela como la que acabo de leer en tu post. Siempre dije que las abuelas son las madres que regala la vida para malcriar y mimar, mimar y amar hasta que el corazón explote.
    Mucha fuerza, Carla. Sos una mujer con todas las letras como ya te dije. Te dejo un abrazo enorme.

  3. Qué vida maravillosa debe haber vivido para que la haya despedido un aplauso así de enorme…
    Abrazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>