De Ulises a Harry Potter

“…Si no nos arriesgamos, si actuamos roles socialmente prescriptos en lugar de emprender nuestros viajes, experimentamos un vaciamiento interior. Cuando las personas son desalentadas a atacar dragones, internalizan la necesidad y se atacan a sí mismas, declarando la guerra a cualquier atributo  de sí mismos que consideren desagradable. O se enferman y tienen que luchar para reponerse. Uno de los temas primarios de la literatura en la actualidad es esa experiencia de alienación y desolación. Por eso el antihéroe reemplaza al héroe…”-

Carol Pearson

La primera que vez que escuché a Leandro Pinkler, supe que era el comienzo de una fuerte predilección por sus conferencias. Una de mis favoritas fue allá por el 2011 donde trató el tema aquel del “Mito del héroe”.

Debo reconocer que lo escuché en un momento de esos claves de mi vida, y es el momento clave de una de mis amigas el que me lleva a aquel momento.

El mito del héroe se trata básicamente de un viaje, y este viaje heroico atraviesa absolutamente la historia de la humanidad en múltiples historias, mitos, fábulas y otros cuentos de hadas y leyendas, donde nos relatan cómo una persona se pone en marcha para dar cumplimiento a la gran tarea, la búsqueda de un tesoro difícil de encontrar.

Algunos de ellos han sido realmente famosos en la historia: Jasón, Moisés, Eneas, Odiseo, Hercules, Ulises. Y para quién dude de su vigencia en el tiempo no tiene más que pensar en la fama mundial de los escritos de Tolkien, Bradbury y a J.K. Rowling con su Harry Potter.

Pero traspasa la ficción, porque podemos aplicar este viaje al viaje que todos como seres humanos somos llamados a emprender: el viaje al alma misma.

Fue Carl Jung el que ahondó en este sentido, diciendo que este viaje del héroe que sobreabunda sospechosamente en todas las culturas de manera universal, es en realidad una proyección del camino que los humanos debemos recorrer a lo largo de nuestra vida.

La estructura básica de este mito es una misión que el héroe debe llevar a cabo, durante la cual se encuentra con enemigos y amigos, ayudantes o aliados.  Una vez que consigue lo que busca, deshaciéndose de sus perseguidores o adversarios, toma el camino de regreso a casa, adonde regresa marcado por las huellas del viaje. Es por ello que se llaman viajes iniciáticos: la persona se transforma para siempre y descubre potencialidades que desconocía poseer.

Muy complejo? En definitiva es el viaje a la felicidad propia, ese lugar que parece tan utópico que tiene el color del mito.

Yo creo de hace un tiempo ya que nada bueno puede llegar siempre y cuando no haya una valoración personal y una estima propia dignas, y que luego todo puede darse ya sea en el campo laboral, amoroso, o profesional. Es la tan trillada frase de “si no te valorás a vos mismo, como pretendes que te valoren otros?”

Parece una estupidez pero sin embargo el ser humano no para de repetir historias nefastas, auto destructivas  en su vínculo con otros que lo dañan, como si todo el tiempo no parara de decirse frente al espejo “No te mereces algo bueno”. Y bien que gasta millones en encontrar la clave que lo saque de tales círculos viciosos.

Cuando era más chica me juzgaba/n por ser un poco dura y tajante en mis opiniones respecto a otros, y a mi misma; pero fue solo cuando pude realmente ejecutar cortes claros respecto a lo mal que me hacían otros, sin por ello connotar que fueran en si malas personas, que empecé realmente a hacerme un bien a mi misma. Igual me siguieron juzgando, pero me dejó de importar.

Y creo que eso fue lo que me pegó de la charla: la parte de la búsqueda.

La búsqueda no tiene nada de placentero, ni tiene un fondo de cortina musical hollywoodense, y está llena de pérdidas. Es un duelo constante.

La búsqueda es tortuosa, dolorosa, solitaria, pero si tiene recompensa.

Eduardo Cirlot nos dice. “… desde el punto de vista espiritual, el viaje no es nunca la mera traslación en el espacio, sino la tensión de búsqueda y de cambio que determina el movimiento y la experiencia que se deriva del mismo. En consecuencia estudiar, investigar, buscar, vivir intensamente lo nuevo y profundo son modalidades de viajar o, si se quiere, equivalentes espirituales del viaje. Los héroes son siempre viajeros, es decir, inquietos…” “…Pero el verdadero viaje no es nunca una huida ni un sometimiento, es evolución. Viajar es buscar. Así en general diríamos que el viaje a los infiernos simboliza el descenso al inconciente, la toma de conciencia de todas las posibilidades del ser…”

No hay viaje sin atravesar las sombras, dice Jung. Es un “descenso al infierno mismo”. 

La última lección que aprende el héroe es la de la felicidad. La necesidad de emprender el viaje es innata a nuestra especie.

 

Conclusión 

No hay manera de evitar el viaje.

Llega y nos encuentra si es que no nos movemos con valor para encontrarla.  La única salida es atravesarla.

Emprender esta búsqueda requiere de valentía, y tal cual lo dice su nombre, el viaje es solo apto para héroes.

Y mi amiga ya anda con la pesada mochila a cuestas.

 

 

Para M.

 

 

6 thoughts on “De Ulises a Harry Potter”

  1. Otra vez, nada como despertarse con fiaca y ver que hay un post de #Carlys para leer.
    Y mejor aun, si es uno así de bueno :) no podría estar mas de acuerdo, y lo dice otro con su mochila puesta.

  2. Nunca había escrito hasta ahora. Y, sin embargo, te leo siempre. Tenés un don: no te conozco y, aún así, parecés una persona especial ya que pocos seres humanos en el mundo me provocan admiración. Nunca pierdas tu luz. Éxitos!. Y.

  3. Uh… hace falta coraje para meterse con eso. Jung recién al final, en su autobiografía, contó lo que fue ese “viaje al infierno”. Es la práctica de la imaginación activa. Y la técnica la fue describiendo como al pasar en varios de sus libros. Uno de los textos más completos sobre eso es un capítulo de “Las relaciones entre el yo y el inconsciente”, y el otro está al final de su último libro “Mysterium Coniunctionis” (difícil de conseguir, está en las obras completas nada más). Mysterium Coniunctionis es un libro medio monstruoso sobre alquimia, lleno de notas a pié de página. “Formaciones de lo inconsciente” es sobre imaginación activa pero dibujando,ahí interpreta una serie de dibujos de mandalas de una paciente relacionándolos con la alquimia. Y ahí hay un capítulo sobre la poesía que es re importante, porque se enfoca en la relación entre la imaginación activa y la literatura. Es tremendamente complejo Jung, porque siempre escribe con paradojas y es difícil sacar conclusiones. Él lo que insinúa es que con todo ese trabajo los símbolos se van condensando, a medida que atraen representaciones, y se van cargando de energía. En la medida que tienen energía se animan, y la imaginación activa es mantener conversaciones con esas figuras. Un poco es para “negociar” con los complejos. Suena un poco como una locura, y de hecho en general lo es, por eso es peligroso. Pero sin eso el arte no tendría sentido…

  4. El mito del héroe quizás también sea conocido como el monomito (me caía la ficha a medida que leía la primera parte del post), que se encuentra presente en muchas historias llevadas al cine, a la literatura, etcétera. Más info siguiendo este link http://www.manzanamecanica.org/2007/02/el_monomito.html

    Ahora bien, yendo al planteo que se expone en la segunda parte: sí, quizás el viaje sea algo tenebroso, un descenso a las sombras, o lo más terrible que podamos imaginar. Pero más terrible me parece justamente lo contrario. O sea, estando en un estado tal que estemos totalmente conformes, ¿por qué quedarnos quietos y no buscar la mejoría? O si estamos mal por esto o por lo otro… ¿seguimos quedándonos quietos, sin hacer nada por revertir eso?
    Para mí lo tenebroso es eso, no tener motivo para no seguir adelante ya sea que me equivoque o no.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>